Cómo Manejar y Bajar los niveles de Ansiedad

Divorcio, despidos, amenaza de terrorismo — hay mucha ansiedad a nuestro alrededor hoy en día. Y por lo general, el motivo es algo que no podemos cambiar. ¿Cómo saber cuándo es el momento de obtener ayuda para lidiar con tus ansiedades? ¿Quieres saber cómo tratar la ansiedad?

como tratar la ansiedad

Para entender más sobre los fundamentos de la ansiedad y cómo enfrentarla mejor, sigue leyendo e intentaremos darte respuesta.

Sugerencia: Cambia lo que puedas, acepta el resto.

Ansiedad Normal vs. Ansiedad Dañina

El sudor frío que provoca la ansiedad es esa respuesta de “pelear o huir” que mantuvo a nuestros ancestros a salvo de animales salvajes y otro tipo de peligros. Ese subidón de adrenalina aún nos sirve bajo ciertas circunstancias. La ansiedad es una reacción natural a esas tensiones tan reales.

En el mundo actual, esa reacción nos ayuda a motivarnos, nos prepara para las cosas a las que tenemos que enfrentarnos, y a veces nos da energía para actuar cuando más lo necesitamos.

Se acerca la gran entrevista de trabajo, y te tiene bastante nervioso. Así que pasas un poco más de tiempo vistiéndote o ensayando lo que vas a decir. Tienes una ponencia y te preparas bien el discurso que vas a relizar, así que ensayas una y mil veces frente al espejo. Ese tipo de ansiedad puede motivarte a hacerlo mejor. Te ayuda a protegerte.

Pero como sabemos muy bien, a veces no se necesita una amenaza específica -sólo la posibilidad de que pueda suceder- para poner a los humanos en modo ansiedad. La dificultad viene en aprender a bajar el tono de esa respuesta automática y pensar: ¿Cómo de serio es el peligro? ¿Qué tan probable es la amenaza?

si pones de tu parte es posible afrontar y superar la ansiedad

La cuestión de la ansiedad es que puede tomar el control de una vida por sí sola. Todo se convierte en una crisis potencial. Lo impensable ha sucedido. Así que a la vuelta de cada esquina, está el siguiente posible desastre.

El daño que provoca la ansiedad

Cuando la ansiedad está causando estragos, tu cuerpo lo sabe y lo nota. Tienes problemas para dormir, comer y concentrarte. Tienes dolores de cabeza, tu estómago está mal. Hasta podrías sufrir un ataque de pánico: aumento en  el latido del corazón, una sensación de mareo, náuseas…

La ansiedad también puede ser una sensación de depresión. A veces ambas se superponen.

Cuando la ansiedad se vuelve tan agobiante que interfiere con las actividades diarias -cuando impide que uno vaya a lugares, que haga las cosas que necesita hacer- es entonces cuando necesita ayuda.

El trastorno de ansiedad generalizada es un síndrome más grande, como si fuera una máquina de preocupación en la cabeza. Si no es una cosa, es otra. Estás posponiendo tanto que casi tienes miedo de dar un paso. Estás tan nervioso, por ejemplo, de ir a la escuela de tu hijo para hablar con el maestro, que no vas, te pierdes la cita.

En el caso de una ansiedad tan abrumadora, la gente no toma buenas decisiones. Evitan las cosas, o son incapaces de estar a la altura de las circunstancias porque la ansiedad es excesiva. Están aplazándolo todo porque no pueden concentrarse. Está interfiriendo con su vida diaria. En ese momento, pueden tener un problema de ansiedad más grave y necesitar ayuda profesional.

¿Cómo superar la ansiedad?

Para lidiar con la ansiedad normal, seamos realistas. Separa los riesgos y peligros reales que presenta una situación y aquellos que tu imaginación está inventando y empeorando. Toma control de las cosas que puedes y acepta las que no puedes cambiar.

cuando la ansiedad es grave hay que acudir a un terapeuta

Pregúntate: ¿Dónde puedes controlar una situación? ¿Dónde se pueden hacer cambios? Entonces haz lo que sea necesario. ¿Qué cosas simplemente tienes que aceptar? Toma control de las cosas que puedes y acepta las que no puedes cambiar. Esto es muy importante.

Muy a menudo, es posible superar un ciclo de ansiedad con la ayuda de amigos o familiares, alguien que puede ayudarte a resolver tus problemas. Pero cuando la ansiedad se vuelve agobiante, es hora de acudir a un terapeuta, o quizás de tomar medicamentos.

Aquí están dos estrategias que los terapeutas usan para ayudarnos a controlar la ansiedad:

Desafía a los pensamientos negativos

Pregúntate: ¿Es esto un pensamiento productivo? ¿Me está ayudando a acercarme más a mi meta? Si es sólo un pensamiento negativo lo que estás repitiendo, entonces debes ser capaz de decirle a ese pensamiento: ¡Detente! Es difícil de hacer, pero es muy importante.

En lugar de quedarte paralizado por la ansiedad, he aquí otro mensaje que puedes enviarte a ti mismo:”Puede que tenga que aceptar un trabajo que no me gusta tanto, puede que tenga que viajar más de lo que quiero, pero haré lo que tengo que hacer ahora. Al menos tendré la seguridad de tener ingresos a corto plazo. Luego puedo buscar algo mejor”.

Lo más importante es darse cuenta de que cuando has hecho todo lo que puedes, necesitas avanzar.

Aprende a relajarte

Es posible que incluso necesites readiestramiento respiratorio. Cuando la gente se angustia (ver artículo sobre qué es la angustia), tiende a contener la respiración. Lo ideal es practicar una respiración diafragmática especial — calma el organismo. Haz yoga, meditación o algo de ejercicio. El ejercicio es un excelente escape para la ansiedad. Obtén más información sobre cómo controlar la ansiedad mediante la respiración.

Sobre todo, trata de no complicar tus problemas. Cuando las cosas están mal, hay una razón legítima para sentirse mal. Pero si no lo superas, perderás algo más que un trabajo: perderás tus relaciones, la confianza en ti mismo, incluso perderás habilidades técnicas si permaneces aletargado en tu profesión. Trata de no agravar un problema añadiendo otro.

para controlar la ansiedad es vital aprender a relajarse con la respiracion, el yoga o el ejercicio fisico

A menudo, tu capacidad para superar la ansiedad varía dependiendo del tipo de crisis a la que te enfrentaste. Cuanto más grave o más inesperada era, más tiempo tardarás en superarlo. Puede que estés en piloto automático durante varias semanas. Si estás deprimido, eso puede complicar las cosas. En el caso de un divorcio, puede tardarse meses o años en volver a ser uno mismo.

¡Pero anímate! Si lo estás haciendo bien en un aspecto de tu vida -en tu trabajo o en tus relaciones- probablemente estás en el buen camino. El miedo y la ansiedad ya no gobiernan tu vida.

Medicamentos para la Ansiedad

Los medicamentos no curarán un trastorno de ansiedad, pero ayudarán a mantenerlo bajo control. Si la ansiedad se vuelve lo suficientemente severa como para requerir medicamentos, existen algunas opciones.

Los antidepresivos, particularmente los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), pueden ser efectivos para tratar muchos tipos de trastornos de ansiedad.

Otro tratamiento incluye benzodiazepinas, como Valium, Ativan y Xanax solos o en combinación con medicamentos ISRS. Estos medicamentos conllevan un riesgo de adicción, por lo que no se recomienda su uso a largo plazo. Otros efectos secundarios posibles incluyen somnolencia, poca concentración e irritabilidad.

Los betabloqueantes pueden prevenir los síntomas físicos que acompañan a ciertos trastornos de ansiedad, particularmente la fobia social.


Lee también: ¿Qué son las Fobias?


Ahora ya tienes un punto de partida y unas herramientas para tratar y controlar tu ansiedad. ¡Ponlas en marcha y verás el gran cambio que sufrirá tu vida!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies