¿Cómo calmar la Angustia y la Ansiedad en el Embarazo?

Hablamos de angustia en el embarazo cuando se produce una crisis vital durante el mismo. Es lógico, pues se trata de un evento nuevo para el organismo y para la mujer que desequilibra su vida durante un periodo de tiempo.

¿Qué síntomas tienen la angustia y la ansiedad?

La mujer se vuelve mucho más vulnerable y la aparición de miedos y dudas se convierte en algo común. ¿Seré buena madre? ¿El bebé estará bien? Incluso aparecen temores por su propia salud, por el momento del nacimiento, surge el miedo a abandonar a sus otros hijos si muere durante el parto, el terror a sufrir dolor si la epidural no es viable, y un largo etcétera.

Y es que el embarazo es una fuente de muchas angustias: cambios en el cuerpo, molestias, sensaciones nuevas, un ritmo de vida modificado…


No hay que asustarse, aunque nos resulte todo nuevo no hay motivos para ello y lo peor, no es bueno para el bebé. Tampoco hay que angustiarse si se sufren episodios aislados de nervios, ya que no suponen un problema; es el estrés crónico el que puede tener repercusiones en el bebé, ya que la ansiedad provoca el descenso de la progesterona, que es una hormona fundamental para la gestación.

De hecho, diversos estudios han demostrado que el estrés durante el embarazo aumenta el riesgo de complicaciones como el parto prematuro o la preeclampsia. También puede provocar que el niño salga hiperactivo.

La realidad es que nos enfrentamos a diferentes miedos y angustias cada día, por lo que es importante que la mujer embarazada tenga alguien a quien poder contar y con quien poder compartir estas emociones. Cuando aparece la angustia en el embarazo, por lo tanto, es fundamental que se pida ayuda de un profesional, que se contacte con un psicólogo.
angustia en el embarazo

Y por encima de todo, y aunque al principio te resulte difícil, intenta calmarte. Recurre a alguna de tus aficiones favoritas que te relaje, respira hondo o cuenta hasta cien. Y sobre todo, tranquila, seguro que tendrás un bebé sano y precioso.

Es importantísimo dejar de angustiarse por cosas que en realidad puede que nunca sucedan o por problemas que en realidad no lo son. Hay una serie de síntomas, que pese a ser muy habituales, pueden provocar angustia en el embarazo, como los siguientes:

  • Picores en la piel: especialmente en el vientre. Son muy típicos en un embarazo y pueden incrementarse según se acerque la fecha del parto. Se debe a que la piel no para de estirarse, lo cual provoca que se reseque y vuelva más sensible. Se soluciona aplicando una crema nutritiva a diario.
  • Pérdidas blancas: son secreciones vaginales completamente normales. Se produce porque las hormonas producen una sustancia viscosa en las glándulas de la vagina y cuello del útero. Si por el contrario, las pérdidas son con sangre o color pueden ser indicio de un problema más grave y ha de consultarse con el ginecólogo.
  • Dolor en el bajo vientre: Es consecuencia del estiramiento de los músculos y ligamentos que sujetan el útero. Para mitigar la tensión pueden levantarse las piernas y doblar las rodillas sobre el abdomen. Si a los dolores les acompaña fiebre y/o sangrado debes consultar a tu médico.
  • Hemorroides y estreñimiento: El 50 por ciento de las mujeres embarazadas presenta este síntoma. Es debido a la presión que ejerce el útero sobre el recto al haber aumentado de tamaño. Si el estreñimiento es prolongado en el tiempo puede provocar hemorroides. Son problemas que suelen desaparecer después del parto. Hay que tomar alimentos con fibra y practicar ejercicio físico dentro de nuestras posibilidades.  Pueden recetarse laxantes suaves si el problema persiste.
  • Cansancio: El cuerpo durante el embarazo trabaja más de lo normal, lo cual provoca un cansancio. También es frecuente que tanto el azúcar como la tensión arterial bajen. Además del agotamiento suelen ser frecuentes los dolores musculares. En estos casos los masajes pueden ser un gran aliado para combatir estos síntomas.  Es muy importante cuidarse y organizarse un horario de descanso.
  • Calambres: Generalmente en las piernas y a lo largo del día, siendo por la noche más fuertes según avanza el embarazo. No hay que preocuparse en absoluto, aunque es cierto que son molestos. Se deben al aumento de peso y que las piernas tienen que soportar más carga. También como consecuencia del aumento de tamaño del útero que ejerce presión sobre los nervios de las piernas. Hay que hacer estiramientos en las piernas, no estar mucho tiempo de pie y comer alimentos que contengan magnesio y calcio.

Nauseas y vómitos en el embarazo ¿Cómo evitarlo?

Las náuseas durante el embarazo son bastante frecuentes, si bien son más frecuentes en madres primerizas o en embarazos múltiples. La gran parte de las mujeres las tiene durante algún momento del mismo y una tercera parte de estas mujeres también tienen vómitos.

Suelen mejorar a partir del tercer mes de gestación. Por contra de lo que cabría pensar hay estudios que demuestran que un embarazo con náuseas es síntoma de que todo va bien, puesto que quienes no lo sufren en absoluto son más propensas a sufrir un aborto, sobre todo si eres mayor de 35 años.

No se sabe a ciencia cierta qué es lo que produce las náuseas en el embarazo, aunque muy probablemente sean consecuencia de todos los cambios que se producen durante el mismo. Algunas de las explicaciones pueden ser las que se exponen a continuación.

Causas de las nauseas

  1. Las hormonas GCH (Gonadotropina Coriónica Humana) y el estrógeno.  Son hormonas que elevan su producción muy rápidamente en los inicios del embarazo. Este aumento de fabricación de las dos hormonas suele coincidir con los periodos en que más se producen las náuseas.
  2. Aumento del sentido del olfato. Como consecuencia de esto se es más sensible a los olores.
  3. El estómago también se vuelve más delicado.
  4. El estrés.

Hay mujeres más predispuestas a tener náuseas que otras, sobre todo si es un embarazo múltiple, si ya has tenido náuseas en embarazos anteriores, si te mareas cuando vas de viaje o si tienes migrañas.

Todos estos episodios de náuseas no implican que el bebé vaya a sufrir problemas de salud, pero es fundamental  llevar una buena alimentación y estar bien hidratada.

Sin embargo, hay estudios que demuestran que cuando se tienen vómitos prolongados en el tiempo es más probable que el bebé sea prematuro, lo cual conlleva que tengan un peso más bajo y sean más pequeñitos de lo normal.

Para sentirte mejor puedes aplicar algunos de estos métodos:

embarazada relajada

¿Cómo calmar las náuseas en el embarazo?

–          Tomarte un par de galletas unos diez minutos antes de levantarte
–          Come poco y despacio, pero de manera frecuente a lo largo del día para que tu estómago  no esté vacío.
–          Evita acostarte nada más comer porque no favorece la digestión.
–          No comer alimentos con olores fuertes.
–          Los alimentos muy grasos no te benefician porque tienden a digerirse más lentamente.
–          Salir a pasear y respirar aire fresco puede venirte muy bien.
–          El descanso es fundamental, ya que las náuseas se incrementan cuando te sientes fatigada.
–          El agua con zumo de limón y un poco de azúcar para quitar la acidez funciona de maravilla.
–          La acupuntura suele funcionar muy bien en estos casos. ¡Pruébalo!

Depresión durante el embarazo ¿Cómo tratar con ello?

Si bien el embarazo debería ser una etapa feliz y llena de alegría, no todas las mujeres lo sienten de igual manera. Todo ello es debido a los cambios hormonales que se producen durante la gestación y que provocan que te sientas angustiada.

Es importante que prestes atención no solo a tu salud física, sino también a tu salud mental. De hecho, hay estudios que demuestran que la ansiedad y la depresión pueden provocar partos prematuros, por lo que es muy importante que consultes con tu médico todas las dudas que te surjan y le cuentes cómo te sientes, que le expliques abiertamente lo que te angustia en el embarazo, para que si lo considera oportuno te envíe al psicólogo para que te ayude.

También está demostrado que si una madre presenta síntomas prolongados de depresión, ansiedad o angustia durante el embarazo es muy posible que los bebés nazcan con menos peso. No sientas vergüenza por ir a un especialista, no significa que no estés en tu sano juicio o que no seas una persona fuerte, esos son pensamientos del siglo pasado. Ten muy claro que te ayudará.

Debes saber identificar esos síntomas que pueden perjudicarte gravemente a ti y a tu bebé.

Síntomas y signos de la depresión en el embarazo

Tristeza durante casi todo el día
– Una gran falta de concentración
– Cansancio extremo
Sentimientos de culpa, desesperanza o creer que no sirves para nada
– Tener la sensación frecuente de que algo horrible está a punto de pasar y que puede derivar en un ataque de pánico
– Ansiedad

en pareja para aliviar la angustia durante el embarazo
Hay ciertas cosas que tú sí puedes hacer para prevenir esos síntomas de los que hemos hablado más arriba y conseguir que la angustia en el embarazo sea más llevadera, como por ejemplo tomarte las cosas con más calma (no intentes tener absolutamente todo bajo control y relájate), alimenta tu relación de pareja y pasad tiempo juntos, habla abiertamente de tus temores con tus seres queridos y controla el estrés.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies