La pediofobia es el miedo injustificado, irracional y persistente a las muñecas. Es una fobia específica perteneciente a la categoría de ‘automatonfobia’.

pediofobia

Se trata de uno de esos tipos de fobias donde el individuo tiene miedo de todos los objetos humanoides, incluyendo maniquíes, marionetas, títeres, muñecos de ventrílocuo, figuras de cera o figuras robóticas, etc.

La palabra Pediofobia viene de ‘Paidion’ que significa ‘niño’ en griego y ‘Phobos’ cuyo significado es miedo, temor o fobia.

En casos extremos, ciertos adultos que sufren de pediofobia pueden llegar a temer incluso a los niños pequeños.

Algunos personas pediofóbicas tienen miedo de cualquier clase de muñeca mientras que otros sólo temen a las que hablan o caminan, las muñecas chinas de porcelana, las muñecas de peluche, etc.

Las muñecas son, en realidad, juguetes para niños. Es de sobra conocido el amor de las niñas hacia las muñecas y el hecho de jugar con ellas pueden ayudar a fomentar su imaginación y su creatividad.

Lógicamente, en los padres surge preocupación cuando su pequeña comienza a gritar cuando tiene delante a una muñeca.

Afortunadamente, la mayoría de los casos infantiles de pediofobia desaparecen una vez que el niño crece. Sin embargo, en algunos casos, este miedo puede llegar a estar presente en la edad adulta.

Causas de la pediofobia o el miedo a las muñecas

Como cualquier otra fobia, es muy posible que la pediofobia esté desencadenada por un incidente intensamente traumático o negativo en su pasado/infancia que esté conectado remotamente con las muñecas.

La mente del joven asocia entonces las muñecas con el trauma y revive los sentimientos negativos que experimentó entonces.

Las muñecas, especialmente las muñecas de vudú, están asociadas con el arte de las brujas. Quemar muñecas en vudú para traer desgracia a un individuo era una práctica común en el pasado.

Para una persona que ya sufre de trastornos nerviosos o de ansiedad, todas las muñecas representan el mal.

Las muñecas tienen los ojos fijos. Algunas muñecas también tienen ojos de botón que parecen «seres sin alma, sin ninguna emoción, similar a las de un cadáver».

Esto puede hacer que los niños más pequeños sientan especialmente miedo de ellas.

los munecos no son mas que juguetes para los ninos pero a algunos les asusta

Las muñecas se han mostrado con un aura negativa en la cultura pop. Muchas películas de terror (¿Quién no ha visto Chucky?) y novelas han retratado a las muñecas como personajes malvados o villanos que cobran vida para causar daño a los seres humanos.

Esto puede inducir al miedo en mentes jóvenes o demasiado nerviosas.

Los hermanos mayores o amigos más traviesos también pueden inculcar, sin saberlo, un miedo a las muñecas en las mentes de los niños más pequeños contando historias sobre que cobran vida por la noche, etc.

Los síntomas de la pediofobia

Cualquiera que sea la causa del miedo a las muñecas, puede sentir agitación emocional intensa.

Algunas personas pueden experimentar un ataque de pánico muy intenso al ver una muñeca.

Otros viven en un continuo temor hacia ellas.

Los siguientes síntomas psicológicos y físicos están presentes en las personas pediofóbicas:

  • Respiración agitada
  • Temblores
  • Boca seca
  • Taquicardia
  • Lloros, gritos, querer huir, etc.
  • Quedarse paralizados

Algunos fóbicos experimentan un ataque completo de ansiedad ante la presencia de muñecas, incluyendo los maniquíes que hay en las tiendas.

hay gente que tiene panico a las munecas y por eso sufren de esta fobia

Esto puede resultar bastante embarazoso, así como el hecho de que afecta negativamente en el día a día de la persona.

Cómo tratar y superar el miedo a las muñecas

La terapia de la hipnosis y de la desensibilización son las dos maneras más populares de superar la pediofobia.

La terapia de desensibilización o exposición gradual consiste en exponer lentamente el fóbico a las muñecas.

Pueden comenzar mirando fotografías de muñecas, leyendo libros o viendo películas sobre ellas, etc, hasta que logren ser capaces de permanecer en calma ante la presencia de estos seres sin sufrir un ataque de ansiedad.


Te podría interesar también: Causas de la Angustia


Esto se realiza habitualmente en presencia de un terapeuta o psicólogo, o se puede practicar en casa con la ayuda de nuestros seres queridos.

La hipnosis y la terapia cognitivo-conductual también tienen como objetivo reprogramar a la persona con pediofobia para ayudarle a racionalizar los pensamientos temerosos sobre las muñecas y convertirlas en positivas.